Buscar
  • Imanol Rojo

Temporada para recordar, con final feliz

Actualizado: abr 7

Ahora si que puedo decir, se ha acabado la temporada. Mi mejor temporada sin duda, venía de ganar la copa de Europa por primera vez en Formazza, el mejor tour de esquí hasta ahora y con el mejor resultado en copa del mundo. Pensando que sería difícil mantener este nivel hasta final de temporada, preparé/preparamos el mundial de Oberstdorf con muchas ganas, motivación y mucho mimo.



Al llegar a Oberstdorf fue complicado gestionar el cansancio que llevaba acumulado durante la temporada y el test que hice antes del mundial, mucho peor de lo esperado, no ayudó. Pero por otro lado, sabía que estaba bien que solo faltaba que el cuerpo diese la vuelta a esos entrenos que habíamos hecho para preparar el Mundial. Y así fue, hasta que poco a poco fui notando más energía y cada día me encontraba mejor. Era una pista muy dura más dura de la que habíamos hecho en el premundial el año pasado y eso me daba buenas vibraciones, sobre todo en clásico.



Llegó la primera carrera, la 30 kilómetros skiathlon(15km clásico+15km skating), donde creo que ni en mis mejores pensamientos antes del mundial hubiera pensado estar. Estaba muy nervioso por las condiciones de nieve, ya que no había corrido en todo el año con ese tipo de nieve y prácticamente con esquís que no había competido en esa nieve. Calentando no me encontré muy bien, pero una vez dieron el pistoletazo de salida, todo cambió. Tenía mucha energía en mi cuerpo y lo que era mi idea en principio mantener la posición de salida el 35, en este caso, fue todo lo contrario, vi que avanza posiciones sin apenas esfuerzo con buenas sensaciones. Toda la carrera fui alrededor de la posición 20 y hubo momentos donde estuve a punto de pillar al grupo de la posición 8. Rodando en grupo con corredores como Dario Cologna, el 3 veces campeón olímpico. Al final pagué el esfuerzo de ir con este grupo y las últimas vueltas se me hicieron muy duras pero logré el puesto 19 al sprint con Alexey Chevortkin, un medallista olímpico y mundialista. Mi mejor resultado hasta ese día en grandes eventos como olimpiadas o mundiales.



La segunda carrera también fue bastante bien la verdad, la 15 kilómetros skating a cronómetro. Me hubiese gustado encontrarme un pelín mejor y haber tenido la oportunidad de salir con mejor dorsal pero no fue así pero a pesar de todo estoy contento con la posición 33. Tengo la curiosidad, si saliendo con dorsal algo más bajo si hubiese sido capaz de luchar por entrar en los 30. Pero bueno me quedó que en esta disciplina volví hacer mi mejor resultado hasta entonces.



Y llegó la última carrera en el mundial, mi preferida, la 50 kilómetros clásico mass start. Tenía muchas ganas ya que en clásico estaba encontrándome muy bien no sólo en este circuito si no durante toda la temporada. Mi idea un poco era plantear la carrera como hice el skiathlon mantener la posición y luego si se podía, ir para adelante. Vi que desde el principio igual que la 30, tenía muy buenas sensaciones desde el principio así que decidí ir los más adelante posible, alrededor del top 15. Fui muy cómodo hasta la vuelta 5 donde mucha gente cambió esquís y también decidí hacer lo mismo. Y ahí se empezó a cortar el grupo. Quizás me equivoqué, pero en mi opinión era muy arriesgado seguir con esa nieve primavera y sucia una vuelta más. Al final tras ir en el grupo del 16 al 20 mucho rato terminé en el puesto 19, igual que la primera carrera hasta que descalificaron a Klaebo y pude hacer mi mejor resultado en un mundial, un 18 puesto.


Hay que tener en cuenta que estos tres resultados son imposibles sin un buen equipo, sin llegar en forma en el momento justo y sin unos buenos esquís. Parece que ha sido fácil pero en mi caso llevo una vida para conseguir resultados así y lo valoro mucho. Estar entre los 20 primeros en dos carreras en el mismo Mundial como hizo Juan Jesus Gutierrez en su época, me alegra mucho. Que quiero más, es evidente pero hay que ponerse en el contexto y ver contra que equipos estamos luchando. Sobre todo valorar y seguir trabajando para conseguir mejores resultados si se puede, con los pies en el suelo.



Y para terminar la temporada, quedaban los últimos fin de semanas de competiciones, por un lado el final de la copa del mundo y los campeonatos de España. El finde de la Engadin fue todo lo contrario a lo que paso en el mundial. De esos días que no funciona nada y que el cuerpo no quería sufrir y aparte no estaba del todo recuperado de la 50 kilómetros. Había puesto tanta energía en los mundiales que no me quedaba nada tanto mentalmente como psicológicamente. Fue muy duro pero a la vez, fue una lección una vez más que me ha dado el esquí de fondo. Como he dicho antes dar valor a lo que hice en Oberstdorf y los resultados conseguidos a largo de esta temporada.



Por último, los campeonatos de España de final de temporada. Como siempre y con las mismas ganas pero más cansado de lo normal. Mi intención era correr las dos carreras de distancias y el relevo, la esencia de los campeonatos. Al final, pusieron un sprint en último momento en vez de el relevo y no pensaba participar pero me convencieron para correr y me acorde que disfrutar es lo que hago cada vez que participo, sea un sprint o una 50. Corrí las tres carreras y pude alzarme con la victoria en las tres competiciones. Más de la ilusión de ganar ha sido el cariño que he recibido durante esos días, como ha disfrutado la gente y como he disfrutado también compitiendo en casa.



Y con esto me despido de una temporada increíble e inolvidable, es tiempo de descansar y cargar pilas para la temporada que viene. Viene un año muy importante intentare con todas mis fuerzas llegar a mis terceros juegos olímpicos en las mejores condiciones posibles. Gracias a todos los que me siguen y a los que me apoyan, me siento muy afortunado.



¡Saludos a tod@s!


158 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo